El Grupo Español produce tableros de contrachapado de alta calidad y ha adoptado una política respetuosa con el medio ambiente basada en el uso de plantaciones sostenibles. Recientemente instaló en su planta de Fuenmayor un nuevo sistema de celdas de alta tecnología para el acabado de paneles equipado con soluciones Superfici y DMC.

«Challenge the Ordinary» es el lema utilizado por Garnica, el principal productor español de contrachapados. Es un eslogan que no tiene fines comerciales ni de marketing, pero que representa los valores que hacen de Garnica un grupo fuera de lo común.

Todo empezó en 1941, cuando se fundó el aserradero familiar en Baños de Río Tobía, un pequeño pueblo de la comunidad autónoma de La Rioja. Desde entonces, Garnica ha crecido constante y vigorosamente hasta convertirse en una empresa de clase mundial que es aclamada por sus paneles de alta calidad, utilizados principalmente por las industrias del mueble, la vivienda, las caravanas y la marina.

Actualmente emplea a unos 830 trabajadores en cinco plantas diferentes en España (Logroño, Fuenmayor, Valencia de Don Juan y Baños de Río Tobía, sede del Grupo) y Francia (Samazan).

El desafío de Garnica a lo ordinario se hace evidente sobre todo en su estrecha atención a las cuestiones medioambientales y a la sostenibilidad de los bosques. El objetivo del Grupo es producir el mejor contrachapado para los clientes más exigentes; todo ello mientras se ejecuta un proceso integrado que se basa en plantaciones sostenibles y evitando la explotación de esencias tropicales.

Garnica gestiona por sí mismo todos los procesos, desde la plantación de los álamos hasta la elaboración de los paneles que, gracias a sus extraordinarias cualidades, son famosos en todo el mundo. El Grupo gestiona sus viveros, el crecimiento de los árboles, la tala de árboles (en el momento más oportuno), así como todo el proceso industrial que llega al final del ciclo completo. Garnica también pone gran énfasis en la ética, y ha adoptado pautas muy estrictas y, en consecuencia, ha obtenido las certificaciones ambientales y de calidad más prestigiosas y reconocidas.

Los paneles que han sido preparados por la primera lijadora DMC se transportan a la línea, que consta de 2 espolvoreadores Sisal 1, 4 masillas Valtorta S4, 2 lijadoras DMC System de 3 bandas, 2 máquinas de acabado Valtorta S1, 6 hornos de curado ultravioleta con 2 y 4 lámparas. La línea está dispuesta en dos tramos de 54 metros de largo, servidos por un transportador basculante, que asciende a una longitud total, excluidos los sistemas de transporte, que supera los 100 metros.

El proceso implica varios pasos que producen un producto final perfectamente terminado listo para su entrega. La planta de Fuenmayor produce con mayor frecuencia paneles laminados de varios tipos, principalmente para la industria del mueble y la decoración de interiores.

Para SCM se trata de una colaboración importantísima con un cliente que considera la calidad, la sostenibilidad medioambiental y una visión global que exige reducir los residuos y limitar la explotación de otras áreas del planeta valores que en general deberían ser compartidos por todos.

Información obtenida de  scmgroup.com

Productos relacionados

Encuentra más información

SCM ha suministrado a Cherwell, una empresa con sede en Dubai que se especializa en muebles personalizados para edificios residenciales y comerciales, hasta 20 tecnologías diferentes, el resultado…

Leer más »

¿Vive en una casa atractiva y cómoda construida con técnicas de construcción ecológica de última generación y un buen ahorro de energía? Un sueño que puede hacerse realidad sin arruinarse…

Leer más »

Flexibilidad: esta es la palabra clave para la última solución SCM suministrada a Vivento, una empresa con más de 35 años de experiencia en la producción de puertas de última generación con un diseño codiciado…

Leer más »